Están los que rezan mirando al cielo para que les cambie la suerte y los que miran hacia el suelo para cagarse en ‘la madre que parió’ a más de uno. Son distintas formas de acordarse de alguien pero las dos utilizan el mismo lenguaje. Álex de la Iglesia sabe cómo. Las personas se conocen a ratos. Por la calle Preciados de Madrid, por ejemplo, puedes cruzarte con un par de posibles delincuentes (y sería tirando para lo bajo). En un bar, tres cuartas de lo mismo. Por eso hay personas que dicen querer más a los perros que a los humanos (y si los dos están educados, hasta dan la patita). Desde Mirindas asesinas hasta El bar, pasando por Acción mutante, El día de la Bestia o Balada triste de trompeta y 800 balas, cualquier atisbo de ficción tiene metralla de realidad.


0010
11:35
ILUSTRA (T) – HAY MIEDO A DECIR LO QUE PIENSAS Y QUE TE METAN EN LA CÁRCEL

Están los que rezan mirando al cielo para que les cambie la suerte y los que miran hacia el suelo para cagarse en ‘la madre que parió’ a más de uno. Son distintas formas de acordarse de alguien pero las dos utilizan el mismo lenguaje. Álex de la Iglesia sabe cómo. Las personas se conocen a ratos. Por la calle Preciados de Madrid, por ejemplo, puedes cruzarte con un par de posibles delincuentes (y sería tirando para lo bajo). En un bar, tres cuartas de lo mismo. Por eso hay personas que dicen querer más a los perros que a los humanos (y si los dos están educados, hasta dan la patita). Desde Mirindas asesinas hasta El bar, pasando por Acción mutante, El día de la Bestia o Balada triste de trompeta y 800 balas, cualquier atisbo de ficción tiene metralla de realidad.