El 5 de mayo de 1993, tres niños de 8 años, Stevie Branch, Michael Moore y Christopher Byers, fueron asesinados en su pequeña ciudad de West Memphis. La policía rápidamente dio con los supuestos culpables, Damien Echols, Jason Baldwin, y Jessie Misskelley, tres adolescentes sobre los que pesó, más que ninguna otra prueba, que fueran marginales y que les gustara la música heavy. Las autoridades consideraron que eran adoradores del demonio que habrían sacrificado ritualmente a los pequeños. HBO produjo una serie de documentales, Paradise Lost, en los que se recogen numerosos testimonios de vecinos, amigos y familiares, tanto de las víctimas como de los acusados. Entre ellos, el de Terry Hobbs, el padrastro de Stevie Branch, que les ofrecemos en este audio.


0059
6:45
ELENA EN EL PAÍS DE LOS HORRORES – LOS TRES DE WEST MEMPHIS

El 5 de mayo de 1993, tres niños de 8 años, Stevie Branch, Michael Moore y Christopher Byers, fueron asesinados en su pequeña ciudad de West Memphis. La policía rápidamente dio con los supuestos culpables, Damien Echols, Jason Baldwin, y Jessie Misskelley, tres adolescentes sobre los que pesó, más que ninguna otra prueba, que fueran marginales y que les gustara la música heavy. Las autoridades consideraron que eran adoradores del demonio que habrían sacrificado ritualmente a los pequeños. HBO produjo una serie de documentales, Paradise Lost, en los que se recogen numerosos testimonios de vecinos, amigos y familiares, tanto de las víctimas como de los acusados. Entre ellos, el de Terry Hobbs, el padrastro de Stevie Branch, que les ofrecemos en este audio.