En 1904, en el pueblo sevillano de Peñaflor, un audaz policía retirado, haciendo las veces de detective privado, y un guardia civil localizaron en un huerto un cementerio clandestino de víctimas de asesinato. El propietario, Juan Andrés Aldije, alias El Francés, y su cómplice, José Muñoz Lopera, organizaban timbas ilegales que terminaban siempre de la misma forma: con un golpe seco en la cabeza del jugador invitado para matarle y robarle todas sus ganancias.


0036
6:42
ELENA EN EL PAÍS DE LOS HORRORES – LOS CRÍMENES DEL HUERTO DEL FRANCÉS

En 1904, en el pueblo sevillano de Peñaflor, un audaz policía retirado, haciendo las veces de detective privado, y un guardia civil localizaron en un huerto un cementerio clandestino de víctimas de asesinato. El propietario, Juan Andrés Aldije, alias El Francés, y su cómplice, José Muñoz Lopera, organizaban timbas ilegales que terminaban siempre de la misma forma: con un golpe seco en la cabeza del jugador invitado para matarle y robarle todas sus ganancias.